Saltar al contenido
Portada » Luis A. Bagatolli, un gran investigador

Luis A. Bagatolli, un gran investigador

El Dr. Luis A. Bagatolli falleció hace tan solo unos pocos días: el 3 de junio de 2022 a la edad de 55 años, después de pelear con un maldito cáncer de páncreas que le acechaba desde hace varios meses.

Luis, actualmente, se desempeñaba como investigador Principal de CONICET en el Instituto de Investigación Médica Mercedes y Martin Ferreyra (INIMEC) y era profesor asociado en nuestro Departamento de Química Biológica Ranwel Caputto. Oriundo de Rio Cuarto, cursó la licenciatura en Química en nuestra Facultad realizando tanto su trabajo final (1991), como su Tesis Doctoral en el CIQUIBIC-DQBRC (1995). Su trabajo de Tesis recibió la primera mención a la Mejor Tesis de la Sociedad Argentina de Biofísica (SAB) período 1994-1996. Su labor científica fue sobresaliente. A la fecha se le computan 113 trabajos indexados en Scopus con un h índex de 41, en su mayoría con rol protagónico. Experto en espectroscopía de fluorescencia en dominio de frecuencia y en microscopia confocal bifotónica supo ganarse un respetado liderazgo internacional. Su interés principal era el estudio de las propiedades biofísicas de membranas, dominios organizacionales de lípidos en interfaces y de sistemas complejos biológicos confinados. De sus 113 trabajos, 17 de ellos han sido citados más de 100 veces, algunos realizados en CIQUIBIC-DQBRC (Google citations for Luis Bagatolli). Además, es autor de 19 capítulos de libro.

Siempre tuvo una actitud positiva de hacer ciencia de calidad con los recursos que se disponía. Odiaba el saco y la corbata tanto como la gestión y enemigo de hacer “ciencia aplicada o práctica”. Le gustaba hacerse preguntas atractivas básicas y desafiar paradigmas instalados en su campo de conocimiento. Siendo aun doctorando, se dio el lujo de impactar al gran Gregorio Weber en un congreso de SAB, hecho en las sierras de Córdoba en 1994, mostrándole su poster donde exponía la deconvolución de los dos tiempos de vida que emitía las dos poblaciones de la sonda fluorescente ANS unida a albúmina.

Realizó una estadía posdoctoral con Enrico Gratton en Urbana, Universidad de Illinois, 1997-2000, que lo marca definitivamente sobre el campo de la biofísica que iría a especializarse. En USA intensifica el estudio de la sonda fluorescente Laurdan para medir propiedades de hidratación de fosfolípidos en diferente tipo de fases. Sigue con sus lazos “afectivos-científicos cordobeses” y describe toda la dinámica de hidratación de glicoesfingolípidos simples y complejos en colaboración con investigadores del CIQUIBIC-DQBRC.

De vuelta a Argentina ingresa a la Carrera del Investigador en abril de 2000 con lugar de trabajo en IIBB de Bahía Blanca (2000-2001) y luego en CIQUIBIC-DQBRC (2001-mayo 2002). En el año 2000 recibe de la Sociedad Latinoamérica de Biofísicos (SOBLA) la mención honorífica del “Best young Latin-American biophysicist Award”.  En el año 2001, en Córdoba es seleccionado como uno de los “10 Jóvenes Sobresalientes del Año” de La Bolsa de Comercio de Córdoba.

Muy inquieto por la excelencia en la biofísica de membranas, aplica y gana una posición en el MEMPHYS Center for Biomembranes en la Universidad del Sur Odense (Dinamarca) desde junio de 2002, lugar de trabajo que mantuvo hasta febrero de 2017. En Dinamarca desarrolla gran parte y el más productivo período de su carrera académica y científica, siendo líder del Membrane Biophysics and Biophotonics group y profesor del Department of Biochemistry and Molecular Biology en esa universidad. En este período forma varios becarios, postdoctorados y recibe numerosas visitas en busca de colaboraciones, de Argentina, Brasil, Europa y USA.

En reconocimiento a sus trabajos con liposomas gigantes (GUVs) mostrando fases lipídicas organizadas en el plano lateral de la bicapa, varios journals seleccionaron sus artículos para tapa de revista (covers) en nueve oportunidades. Una de esas imágenes de vesículas gigantes fue seleccionada como la Imagen Biomédica del Día  (Biomedical Picture of the Day) por el MRC, Clinical Science Center, Faculty of Medicine, Imperial College London, UK, en 2012. Una colección de artísticas imágenes de microscopía bifotónica avanzada  puede verse en Colección de Imágenes de Luis Bagatolli.

Desde Dinamarca continuó colaborando y conectado con la biofísica Argentina, en varias de sus visitas participó como invitado en las reuniones de la SAB y como profesor los cursos del Posgrado Latinoamericano en Biofísica POSLATAM organizado por la Federación de Sociedades Latinoamericanas de Biofísica. En unas de esas visitas, en 2013 recibe la distinción de visitante distinguido en nuestra Facultad. Siempre se mostró muy generoso con las colaboraciones científicas.

En 2014 realiza un sabático en Ecuador en la Universidad de Yachay para el proyecto “Yachay, Ciudad del Conocimiento” que financia la traducción al español del libro “Life-as a matter of fat: lipids in a membrane biophysics perspective” de Ole Mouritsen y Luis Bagatolli en una forma actualizada como Vida: ¿Una cuestión de grasas? Una perspectiva desde la biofísica de membrana, que, para quien escribe, es el texto más avanzado en biofísica de membranas actual escrito en español y que puede bajarse en forma gratuita.

Molesto un poco por la política académica que comenzaba a delinearse en su universidad en Dinamarca, en 2017 decide volver definitivamente a la Argentina y solicita ingreso a la CIC de CONICET con lugar de trabajo en el INIMEC, en el cual luego, actuó como director interino por un corto tiempo. Allí se desempeñaba como investigador Principal hasta su fallecimiento.

Su última pasión científica se relacionaba a las oscilaciones metabólicas en levaduras y la dinámica de la fase agua que observaba durante el consumo de ATP. Intentaba re-interpretar el paradigma de la “membrana celular” que encierra a una célula con sus compartimentos subcelulares que contiene un citoplasma de agua líquida. A esta visión “clásica celular”, Luis contraponía una visión denominada “teoría protoplasmática” o de “acción-inducción” basada en que la célula en un gel compartimentado donde solo existe agua coloidal. Publicó varios trabajos sobre esto y una somera introducción de esta visión, a nivel de difusión, puede verse en español en La célula como un gel.

Luis, además de ser un excelente y riguroso científico, era un magistral guitarrero y rockero. Muy diestro tanto con la guitarra criolla, acústica como la eléctrica. Siempre animado para cantar en juntadas, asados y reuniones. Tanto cuando era becario como ya investigador formado, en cada congreso local de biofísicos era el centro del fogón guitarrero, capaz de interpretar una chacarera, Muchachas ojos de papel o cantar rock en ingles sin ningún problema, lo que le pidieran.

Luis tenía cuatro hijos, Virginia, Lara, Constantino y Carl y una nieta, Victoria.

Todos te vamos a extrañar.

Gerardo Fidelio